martes, 11 de julio de 2017

~Reseña~ Por siempre jamás, o la inseguridad del escritor


Hay días en que necesitamos lecturas diferentes. Lecturas que, aun con sus conflictos, nos alegren el día y nos saquen una sonrisa. Este es el caso de Por siempre jamás, el cómic de Laurielle publicado en Ediciones Babylon que ha ganado el premio Héroes Manga al mejor manga de autor español y que me he leído en una tarde sin parar.

Maite es una escritora con un problema: no sabe cómo terminar sus historias. Esto lleva a Fernweh y Yo, dos de sus personajes, a raptarla del mundo real y llevarla a su universo para que su vida pueda avanzar, ya que se quedó paralizada cuando Maite lo aparcó todo en el cajón.

No se puede desligar el personaje de Maite de toda la carga metaliteraria que tiene el cómic. La inseguridad está en todas las facetas de su vida, ya no solo en lo que puede hacer como escritora sino también desmereciendo sus propios logros. En esta aventura aprenderá a superar ese miedo a la página en blanco, a sorprenderse a sí misma, a que lo importante es acabarlo aunque no sea perfecto, porque no puede estar perfecto.

¿A que Yo es cuqui? ¿A que es superachuchable?

También aprenderá a aguantar a Fernweh, un chico prepotente y también un tanto ingenuo que junto con Yo, un monstruo mágico hipermegacuqui, conforman la pareja humorística del relato y dan un equilibrio muy resultón entre el drama y la risa que hace de Por siempre jamás una lectura amena y entretenida para todos os públicos.

Hay otro personaje relevante, Percara, que si bien no llega a sorprender (la historia es muy corta y las pistas muy reveladoras como para ello), también tiene mucho carisma y un trasfondo bastante interesante. Percara es general del rey. Lo de tener a una mujer en un puesto de poder militar ya da cierto gustirrinín, pero hay más. Tiene que aguantar a un señor pesado que pasa todo el día cuestionándola. Como en la vida real, no hay razones directas que expliquen el por qué de esta inquina, pero a mí me parece un gran paralelismo de lo que muchas mujeres se ven obligadas a aguantar en su trabajo día a día.

El trabajo sobre la inseguridad relacionada con la creación literaria está muy bien enfocado, seguramente porque la autora lo ha sufrido en carnes. Fernweh es la puntillita continua sobre los cabos sin atar que quedan en el mundo que crea Maite. Me parece importante ver cómo al plantear las cosas desde otra perspectiva (con un poco de magia), todos esos vacíos que le recrimina a Maite tachándola de mala escritora se convierten en oportunidades para sorprenderse durante la escritura. Es muy difícil tenerlo todo atado por completo antes de empezar (aun siendo escritor de mapa), pero no hay que temer a la reescritura ni a empezar sin que esté todo programado. Porque lo más seguro es que nunca empieces, o no termines.

A Laurielle le gusta fustigarse dibujando fondos y detalles y más detalles...

Puede parecer que es un cómic dirigido a autores en exclusiva, pero no es así. El discurso metaliterario se puede trasvasar también a nuestros planes diarios, a ese viaje que nunca te has atrevido a hacer porque no lo tienes cuidado al milímetro, a ese evento al que tienes pánico porque quieres que sea perfecto y no lo será. Por siempre jamás nos invita a vivir las cosas, a no esperar que sean perfectas y disfrutarlas con sus imperfecciones, a evitar que el monstruo de la inseguridad nos devore y nos paralice, a seguir adelante y empezar y acabar proyectos sin miedo. Es una lectura perfecta para desconectar, pero también para reflexionar. Y, cómo no, para disfrutar de la magnífica técnica de Laurielle y lo profusa que es en detalles (para desgracia de su muñeca), pero que dice mucho del mimo y cuidado que le pone a las cosas, y eso también se nota con este manga.

Si tenéis más curiosidad sobre cómo se hizo el cómic y se publicó, podéis leer esta entrevista de El cornetín de Gondor.


Título: Por siempre jamás
Autora: Laurielle
Editorial: Babylon
Encuadernación: Tapa blanda
Año de publicación: 2017
Nº páginas: 192
Precio: 7,95€





Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

miércoles, 5 de julio de 2017

~Reseña~ La Armadura de la Luz, o el descubrimiento de lo maravilloso


La Armadura de la Luz es una vuelta a la fantasía más rolera, con aventuras, toques de humor y dosis bien dispuestas de epicidad. Un exmercenario y una excircense llegan a una importante ciudad costera para acudir a un torneo de Jhassai. Lo que ignoran es que no son los únicos interesados en dicho torneo y su premio, y se verán envueltos en una peculiar investigación a merced de múltiples bandos que solo buscarán sacar provecho de la situación. Mientras tanto, un aristócrata con aires de grandeza los ha seguido para recuperar su espada robada y, sin saberlo, les dará más problemas de los que podrían imaginar.

martes, 27 de junio de 2017

~Las estrellas sisean fantasías~ Rocío Vega y Horizonte Rojo



Hace unas semanas hablé por aquí un poquito de Rocío Vega y sus relatos de La Compañía Amable. Hoy paso a su obra de ciencia ficción para traeros de viva voz mi opinión sobre el primer volumen de Horizonte Rojo y para leeros Lola, un relato que podéis leer de manera gratuita en su web sobre inteligencias artificiales y situaciones demasiado cotidianas.

sábado, 24 de junio de 2017

~Sorteo~ La Quietud se va para...

Alguien se ha pasado esta noche con las hogueras, o bien el Padre Tierra se ha enfurruñado aún más, porque menuda nochecita... La buena noticia es que alguien lo va a conocer en breve y ya rendirá cuentas con él, como buen orogén. ¿Quién será, será?


martes, 20 de junio de 2017

~Adopta una autora~ Yabarí, o el presente de la colonización



Ya había ganas de seguir con Adopta una autora. Tras presentaros a Lola Robles de viva voz y haber comentado ya una de sus novelas cortas, El informe Monteverde, llega el turno de hablaros de Yabarí, su última obra de ficción publicada en Cerbero.

Yabarí es un planeta colonizado para la explotación de la bentá, una especie vegetal semejante a una liana cuyo fluido interno puede servir de combustible. Sin embargo, «para conseguir un litro de combustible con características semejantes a otro de petróleo, se necesitan unos veinticinco kilos de bentá seca». En un universo donde las energías fósiles aún son las encargadas de moverlo, explotar este recurso parece esencial para mantener el estatus quo. Aunque ello implique la deforestación de la selva yabarí, diversa, rica y, lo más importante, poblada.