jueves, 31 de marzo de 2016

~El Segundo Ocaso~ Entrevista a Virginia Pérez de la Puente


¡Hola lagartijillas! Hoy es el último día del mes, y como lo he dedicado en exclusiva a la saga de El Segundo Ocaso quiero terminarlo por todo lo alto con una entrevista a su autora, Virginia Pérez de la Puente. Me hace mucha ilusión que Virginia haya accedido a responder a mis preguntas (y porque recorté, que si no, nos darían las uvas), entre otras cosas porque es una escritora que sigo desde hace mucho tiempo (más o menos desde que ganó El Reto con su relato «Mellizo», del que luego salió El sueño de los muertos) y que admiro mucho. Sus libros me han hecho reír, me han hecho llorar, me han hecho acostarme a las 5 de la mañana porque no podía parar de leer. Y por si todo lo que ofrece con sus obras fuera poco, ella se implica mucho con los lectores, cosa que al menos yo agradezco infinitamente. Porque sí, los escritores pueden ser personas normales y corrientes, cercanos, amables y divertidos y eso hace que además de admirarlos se les coja cariño.

¿Queréis saber más de Virginia y sus novelas? Seguid leyendo… (y visitad también su web)


En primer lugar, hablaremos un poco sobre ti y tus novelas. ¿Cómo te definirías para que los que no te conocen quieran saber más de ti y lo que escribes?

Supongo que, cuando uno intenta definirse como escritor, es complicado hacerlo sin compararse con alguien, y que es difícil compararse con alguien sin parecer poco profesional. Pero, para que nos entendamos todos… Escribo fantasía épica, y podría decirse que mis novelas se enmarcan en la corriente «Grimdark». Es decir, fantasía oscura, adulta, sin censuras ni en lenguaje, ni en violencia, ni en sexo, ni en nada. No me corto demasiado (bueno, no me corto nada) a la hora de torturar personajes, la verdad. Ni lectores. Pero diciéndolo así quizá no sea fácil saber exactamente qué escribo, así que quizá lo mejor sea poner ejemplos conocidos con quienes me han comparado en alguna ocasión: me han sacado aspectos similares a los que tienen autores como George R. R. Martin (las tramas), Joe Abercrombie (el realismo macabro y el humor negro), Andrzej Sapkowski (el lenguaje, el folclore) o Brandon Sanderson (por el ritmo de mis novelas). No sé hasta qué punto se me puede comparar con unos autores de la talla de esos cuatro, pero el género que escribo va por ahí, desde luego. Y el estilo de mis novelas también. En lo personal, soy una mujer normal y corriente con cabecita de adolescente y un poco chiflada en casi todos los aspectos. Pero así la vida es mucho más divertida…

En tus redes sociales recomiendas música para leer. ¿Con cuál lees y escribes tú?

Depende de lo que esté escribiendo en cada momento. Cuando estoy en mitad de una novela épica medieval, me gusta mucho acompañarme con bandas sonoras de películas épicas. Hans Zimmer es uno de mis preferidos, y John Williams es un dios. Cuando escribo novelas ambientadas en la época actual o futuristas me pongo lo que youtube decide. Y tiene unos gustos muy variados (a saber de dónde los habrá sacado)…

La corrección es uno de los infiernos de todo escritor. En la de tus novelas eres capaz de eliminar hasta 100.000 palabras. ¿Cómo es el proceso, qué pasos sigues en cada corrección?

Primero dejo reposar la novela varios meses (o incluso años), para asegurarme de retomarla con cierta perspectiva. Después, la leo varias veces: una primera lectura para asegurarme de que las tramas están bien atadas y no hay flecos sueltos o errores de concordancia, otra para podarla y cortarla (normalmente me veo obligada a cortar mucho ‘metraje’ porque escribo novelas larguísimas, pero incluso cuando no tengo problemas de longitud suelo cortarles un mínimo de un 10%; siempre, siempre, siempre quedan mejor después de cortarles párrafos innecesarios, frases farragosas y descripciones excesivas. Siempre). Y una vez que he cortado y estoy segura de que no he dejado ninguna trama en el aire me pongo con la corrección ortotipográfica y de estilo. Para eso lo mejor es hacer varias lecturas, y en cada una de ellas me fijo en un aspecto diferente. Y al final vuelvo a leerla, generalmente cuando he hecho la maquetación, para corregir guiones y viudas y huérfanas y aprovechar para darle un último repaso. En total no sé cuántas veces repaso una novela, pero de las cinco o seis nunca baja. Claro, teniendo un manuscrito de 350.000 palabras te puedes imaginar que eso alarga mucho el proceso, pero para que las cosas salgan bien hay que hacerlas bien…

Virginia y Joe Abercrombie en el Festival Celsius

Te han comparado muchas veces con George R.R. Martin o Joe Abercrombie. ¿Crees que algún día podrías dar el salto al mercado anglosajón?

Ojalá. El mercado anglosajón, mal que nos pese, trata muchísimo mejor al género fantástico que el mercado hispanohablante. Aquí todavía es un género muy menor, casi despreciado (y sin casi) por muchos sectores del mundillo “cultural”: se considera un tipo de literatura de peor calidad, destinada a un público infantil o poco formado. Y ese maltrato se nota, y mucho, tanto en las ediciones como en la distribución como en las ventas. Publicar en inglés parece la única forma de publicar en un mercado que no trate a los autores de fantasía como autores de segunda división…

En los últimos años está habiendo una explosión de autores autopublicados. ¿Qué te llevó a ti, que ya habías publicado con Ediciones B y Minotauro, a tirar por este camino?

No quiero que se me entienda mal en esto: no reniego de las editoriales, y es más que probable que vuelva a publicar (con esas dos o con otras). Lo que ocurre es que el mercado editorial ha cambiado mucho con la llegada de lo digital, y en mi opinión las editoriales no han reaccionado a tiempo o como deberían. Esto da para un estudio muy pormenorizado (y largo), pero me refiero sobre todo al precio de los libros electrónicos (excesivo, lo cual junto a la demonización de la piratería no ha hecho sino incentivarla) y a cómo el descenso en las ventas provocado por la piratería se ha intentado paliar restando en los eslabones más débiles: los autores (que ya antes cobraban un porcentaje ridículo de los beneficios de una obra que, al fin y al cabo, han realizado ellos; hablo del 5-10%), y los correctores y traductores. Eso ha conseguido un descenso en la calidad de las obras publicadas, lo que a su vez redunda en un descenso aún mayor de las ventas. ¿Y nos extraña que los autores decidan probar a editarse ellos mismos? La autoedición tiene muchos aspectos muy atractivos para un autor: a mí lo que más me gusta es el control sobre el libro. Puedo publicarlo con la calidad que yo quiero, sin temor a que fallos de terceros me destrocen esa calidad; puedo publicarlo como y cuando yo quiero, al precio que yo quiero (un precio razonable, no lo que se ve por ahí). Y puedo llevarme un porcentaje razonable de ese dinero que el lector paga por tener mi libro (un 35 o 70%, no un 5%, que es ridículo). El único problema es que la autoedición aún tiene mala fama porque hay muchos autores que no se preocupan por poner a la venta artículos de calidad, corregidos, maquetados, diseñados, profesionales. Pero yo creo que poco a poco iremos cambiando esa percepción, y las editoriales se darán cuenta de que en realidad la autoedición puede ser una aliada y no una enemiga, como (creo) la ven ahora mismo.

Como autora autopublicada además lo de la promoción mediante presentaciones y firmas se complica. ¿Hay algún evento planeado?

Es complicado porque yo publico en ebook e impresión bajo demanda, de modo que no puedo organizar un evento con libros para venderlos y firmarlos in situ. No obstante, aunque no organice yo misma eventos físicos (sí tengo previsto hacer más encuentros virtuales, que funcionan bastante bien y a la gente le gustan porque son muy cómodos), sí me gusta dejarme caer por los festivales y encuentros de autores y lectores. Este año por ejemplo no voy a faltar al Celsius 232 y a la Eurocon, y por supuesto si alguien me saluda o me pide una firma, una conversación o lo que surja no me voy a negar, para eso estamos.


Este verano salió a la venta Hijos del Dios Tuerto, novela basada en la mitología nórdica. ¿Nos espera alguna sorpresa más allá de El Segundo Ocaso en los próximos años, antes de acabar la saga?

Claro que sí. El Segundo Ocaso es una saga larga y muy compleja, tiene muchas tramas entrecruzadas y los libros son voluminosos: cada novela me lleva un par de años (y es un trabajo extenuante, la verdad sea dicha). Acabo de publicar la cuarta, y tengo ganas de descansar unos meses para después volver a Ridia con energías renovadas para emprender el final del camino. Así que es muy probable que lo próximo que publique no sea de la saga, sino algo independiente. O quizá haga caso de los mails amenazantes que he recibido y escriba un final (también conocido como “segunda parte”) para Hijos del Dios Tuerto, que tiene un final bastante abierto. Tengo un par de proyectos empezados que quiero terminar este año: algo de fantasía independiente, y un thriller histórico-fantástico. Y si se me ocurre otra idea por el camino, ¿quién sabe? Me gusta dejarme llevar por los impulsos de vez en cuando…

Te vemos sobre todo en el ambiente de la fantasía. Durante el Nanowrimo adelantaste que estabas escribiendo un thriller, y tienes varios relatos cómicos publicados. Fuera del género fantástico, ¿en qué genero te sientes más cómoda?

Me gustan casi todos. De hecho, como en realidad siempre he considerado la fantasía un elemento (no un género), mis novelas tienen una mezcla de varios géneros: hay épica, bélica, onírica, aventura, acción, policiaca, romántica, erótica… un poco de todo, que es lo divertido. Así que supongo que me siento cómoda en casi todos, o no me siento cómoda en ninguno y prefiero mezclarlos en un cocktail agitado pero no revuelto…

Vamos a centrarnos ahora un poco en El Segundo Ocaso. Nueva novela, Títeres del Azar. ¿Qué nos puedes contar de ella?

Al ser la cuarta parte de una saga, como te puedes imaginar sigue el estilo y la estructura de las novelas anteriores. En esta novela continúo la historia que quedó en suspenso al final de la novela 3, Entre las dos orillas, y también retomo dos tramas que dejé en la segunda parte, El sueño de los muertos. Así que la acción se desarrolla prácticamente en todo el continente, alternando las tramas de personajes como Angarad, Danekal, el emperador de Monmor, Nureen, los berenitas  de Phanobia o los tikën. Es una novela de transición, el paso de la mitad de la saga hacia el desenlace, de modo que bajo un poco el ritmo frenético y me ocupo más de ir colocando las piezas para ese final que ya se va acercando. Y contiene la escena que más me ha costado escribir en mi vida y la escena que más me ha gustado escribir. Así que hay de todo, escenas muy duras y escenas que emocionan en todos los sentidos: para bien, y para mal. Y los elementos que ya contenían las novelas anteriores, claro. Acción, diálogos un poco punzantes, un poco de humor para aliviar las heridas de las escenas más duras… Una mezcla, como comentaba antes.

¿Conoceremos más detalles sobre Krista y Diaina? Dos personajes que se mencionan de pasada en las novelas principales y que en las precuelas parecen tener cierta relevancia, aunque envueltas en mucho misterio.

Sí, claro que sí. Son dos personajes importantes, aunque hasta ahora no hayan aparecido en escena y solo las conozcamos «de oídas». La historia de Diaina, la hermana de Angarad, es tan importante que las precuelas de El Segundo Ocaso están dedicadas a ella. En Títeres del Azar conocemos muchos más detalles sobre esa historia, qué ocurrió con Diaina, por qué se la menciona tan a menudo si murió veinte años antes del inicio de la saga, y se insinúan más detalles aún sobre el papel relevante que jugará en el final de la saga. Diaina es uno de los enigmas fundamentales de la saga, pero en esta cuarta entrega ya doy datos suficientes para que los lectores puedan ir atando cabos y descubriendo poco a poco su historia. Y, en cuanto a Krista… Krista aparece en esta novela, y aunque no tiene un papel excesivamente largo sí es importante para el futuro de la saga. También se la mencionaba en una de las precuelas, pero es ahora cuando Krista desvela gran parte de su relevancia y cuál será su rol en el futuro.


En esta nueva entrega parece que será muy importante el Azar. En El Segundo Ocaso también encontramos otros entes, por así decirlo, como son la Vida, la Muerte, el Sueño, el Destino… ¿Cuál te ha dado más quebraderos de cabeza a la hora de dotarlo de personalidad?

Diría que la Vida y la Muerte en realidad no tienen personalidad, porque aparecen muy poco y no tienen mucho tiempo «en pantalla» para definirse. Sin embargo, sí las definí un poco a través de sus Elegidas, y sobre todo de Issi (no diré mucho más para no destrozarle a nadie las primeras novelas). Pero en realidad el que más me ha costado es el Sueño, porque ni siquiera él/ella tiene clara cuál es su personalidad. De todos modos, cualquier quebradero de cabeza compensa cuando se te aparecen dos personajes tan extraordinarios como el Destino y el Azar; para mí, como autora, son absolutamente deliciosos. Cada vez que escribo una escena de cualquiera de los dos (o de los dos) disfruto tanto que no se me borra la sonrisa de la cara en varias horas.

Mucha gente critica que en tus novelas hay un exceso de tacos y palabras malsonantes. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Siempre he intentado que los diálogos de mis novelas suenen «naturales», porque es algo que me saca de muchas historias como lectora: cuando un personaje habla como si estuviera leyendo un discurso no me lo creo, y me chirría muchísimo. Así que mis personajes hablan como habla la gente ahí fuera, en la calle. Y la gente habla con tacos y palabras malsonantes. ¿Cuál es el problema? Un taco puede ser una fuente de expresividad fabulosa, aparte de servir para describir a un personaje con mucho más detalle que veinte párrafos. Por ejemplo, uno de los personajes principales de El Segundo Ocaso, el príncipe Danekal, habla intercalando tantos tacos que casi dice más tacos que palabras normales; sin embargo, cuando habla en público o con otros nobles o reyes lo hace con un vocabulario exquisito y sin perder las formas en ningún momento. Con eso describo la personalidad de Danekal, su inmadurez e irresponsabilidad en contraste con su educación y su evolución de joven a hombre, y también describo a su padre, el rey que también habla como un marinero borracho cuando le apetece, y a su madre, la reina empeñada en obligarlos a guardar las formas y, extrapolándolo, a asumir sus responsabilidades. Si unas cuantas palabras malsonantes me sirven para ahondar en la descripción y evolución de los personajes ¿cómo voy a desperdiciar la oportunidad?

Tus personajes tienen la facultad de ser queridos y odiados por los lectores, a veces incluso ambas a la vez. Pero, ¿qué tiene Angarad, que en un principio iba a ser un personaje arquetípico?

Angarad es un dulce. Es uno de esos personajes que todo autor quiere tener, y que no siempre aparecen: los personajes que se crean a sí mismos casi al margen de la voluntad del escritor. Angarad, en realidad, nació como un apoyo para una escena muy corta, al principio de El sueño de los muertos, en la que necesitaba a un guardia para darle la réplica a Danekal. Como me encanta imaginar el ‘background’ de todos los personajes aunque solo tengan una aparición muy breve, pensé en utilizar a Angarad, ese guardia desconocido que hablaba con Danekal en esa escena, para hacerle un guiño a uno de mis amigos más queridos (y mi lector beta más fiel), un antiguo compañero de trabajo al que le encantan los personajes heroicos arquetípicos. Es decir, sus personajes favoritos son esos héroes nobles e intachables capaces de salvar el mundo y sacrificarse por honor. De modo que decidí que Angarad sería ese arquetipo, y sería un regalo para ese amigo. Y Angarad cobró vida justo en ese momento, me miró desde la página en blanco, asintió con esa cara impasible que tan bien se le da poner y me dijo: «De acuerdo. Pero en mi historia mando yo». Y desde entonces lleva años susurrándome al oído cómo es en realidad, de dónde viene su personalidad, cuánto ha cambiado desde que era niño, por qué, cómo, cuándo y cómo tiene planeado evolucionar. Angarad, que nació casi como una broma, se ha convertido en uno de los personajes mejor desarrollados de la saga, más profundos y, sobre todo, más interesantes de escribir y describir. Es un dulce, porque evoluciona de una forma muy natural y porque es un personaje tan carismático (curioso, teniendo en cuenta que nació para ser justo lo contrario) que es imposible no adorarlo. Y de hecho creo que es uno de los personajes favoritos de los lectores, lo cual supongo que dice mucho acerca de él, porque fue él quien se empeñó en enseñarme cómo era en realidad… Tengo que decir, además, que su trama en Títeres del Azar es una de las tramas que más me ha emocionado en la vida, como escritora y como lectora. Así que lo adoro, y cada día lo adoro más.

¿Cómo has ido escribiendo El Segundo Ocaso? ¿Estaba todo planteado desde que empezaste con La Elegida de la Muerte o has ido libro por libro?

Sí, y no. Cuando escribí La Elegida de la Muerte solo me ocupé de esa historia en concreto, pero conforme iba avanzando ya me daba cuenta de que ahí había mucho más que contar. Ya antes de acabarla empecé a relacionar la historia de Issi con otras historias que tenía en la cabeza sin definir, y cuando empecé el primer capítulo de El sueño de los muertos fue cuando me di cuenta de que en realidad eran la misma historia. De modo que dejé de escribir, cogí un papel y me puse a hacer una estructura de toda la historia, completa, tal y como yo la imaginaba en ese momento. Desde entonces han cambiado algunos detalles, pero en conjunto la historia sigue teniendo el mismo desarrollo y el mismo final que planeé hace años cuando empecé a escribirla. Había algunos datos que no tenía del todo claros y que he ido atando conforme desarrollaba la historia, y personajes que han surgido precisamente para atar esos cabos, pero como historia general sí la tengo planificada casi desde el principio.


En tu web aparece una cronología sobre los años cercanos a los que transcurren en las novelas. Ahí aparecen algunas manchas de tinta. ¿Podemos saber las razones?

Es fácil de imaginar… Esas manchas están ahí para esconder algunos datos. Son fechas y hechos que están ahí y son muy importantes, pero que todavía no he desvelado en las novelas. Por eso no quiero que se vean (de momento), para no estropearle a nadie la lectura ni destrozarle las sorpresas.

Y ahora unas preguntitas cortas para terminar…

Obra del dibujante e ilustrador Kiko Pérez

¿Öiyya o Iannä?

 Issi.

¿Azar o Destino?

Azar.

¿Abercrombie o Sanderson?

¡No puedo elegir! ¿Una mezcla de los dos? Abercrombie me encanta por su estilo, su mala leche y su retranca, pero Sanderson es increíble por el trabajazo que le echa a cada novela y por cómo hila de fino. Y por cómo engancha.

Rhaegar Targaryen, ¿cantamañanas o héroe romántico?

Yo creo que era un poco cantamañanas, pero en realidad eso no excluye lo del héroe romántico, ¿no? De hecho, todos los héroes románticos son un poco cantamañanas. Este lo era mucho, también es verdad.

Sólo, ¿con o sin tilde?

Me encantaría que la conservase, pero Mamá RAE manda, así que sin.

La tortilla, ¿con o sin cebolla?

¡Sin cebolla! ¡Herejes todos!

Un libro que salvar.

Mi e-reader con quinientos millones de trillones de libros dentro. Y una ampliación de memoria.

Un personaje que rescatarías de la muerte.

De los míos, ya he rescatado a uno que moría una muerte horrible al final del libro 5 y que se ha ganado la vida en el libro 4. De los personajes de otros autores… Quizá el primero y más urgente sea Jon Snow. O no. A saber si hace falta. Yo qué sé. Se ha quedado buena mañana…

Un personaje que matarías.

En este caso no hablaré de los míos, porque me he cargado a tantos que para qué… De los personajes de otros creo que mataría a… No sé, cientos. Aunque, si por una vez puedo cambiar libro por película, creo que mataría a Jar Jar Binks. Muchas veces.

Un sueño.

¿Que se pueda contar en horario infantil? *guiño* Probablemente, publicar en inglés. E irme de gira por allí. Y, puestos a pedir, una adaptación al cine/TV de alguna de mis novelas. Y ya si me dejan meter mano en el casting… *otro guiño*

Un deseo.

Levantarme una mañana y no encontrarme ninguna noticia que me haga desear volver a la cama y no levantarme jamás. Nunca ha ocurrido.

Y eso es todo. Muchas gracias ^^

A vosotros =D


No sé vosotros, pero yo la he disfrutado muchísimo y espero que a vosotros también os haya gustado. De nuevo muchas gracias a Virginia por contestar a tantas preguntas. Le deseo todos los éxitos del mundo con El Segundo Ocaso, Hijos del Dios Tuerto y todo lo que esté por venir.

¿Os ha parecido interesante? ¿Qué preguntas echáis en falta? ¡Aprovechad y comentad! Y si queréis contactar con Virginia, éste es su tuiter: https://twitter.com/virginiadlp


PD: Si queréis saber más sobre el Segundo Ocaso podéis seguir investigando en el blog o en la web oficial de la saga.
PD2: Si queréis saber más sobre las obras de Virginia y otros proyectos podéis acceder a su web en este enlace.
PD3: Las imágenes han sido extraídas de la web de la autora, de la saga y delPinterest de Virginia
PD4: Actualización del 20/10/2016. Virginia ha cumplido un pequeño sueño: publica en inglés el relato Children of the Black Lady en la antología Barcelona Tales con motivo de la Eurocon2016 que se celebra en Barcelona.




Dalayn
Lectora por vocación. (Medio) arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Voy por la mitad de la entrevista todavía pero he tenido que parar para venir a comentar que es maravillosa *-* no conocía muchos de los datos que comentais sobre Virginia y eso solo aumenta las GANAS que tengo de sus libros. Que son tremendos. ¡¡Precioso el blog, me quedo curioseando por aquí!!

    Besote >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ^^ ¡Qué bien que te haya gustado la entrevista! Aprovecha que ahora están muchas de sus novelas a 1€ en Amazon hasta final de mes y "Soñando con bosques" es gratuita. ¡Y bienvenida! Muchas gracias por quedarte :D

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.